Los cubanos han soportado el peso del comunismo durante más de medio siglo. Sin embargo, en los últimos años de vida del líder cubano Fidel Castro, los estrictos ideales comunistas y ateos del país parecían estar erosionándose.g. Entonces, en 2014, el espíritu menguante de la revolución comunista revivió de pronto, y la presión sobre los cristianos aumentó bruscamente. Los líderes evangélicos eran interrogados regularmente por el Comité de Asuntos Religiosos, y se les presionaba para detener su trabajo cristiano. A medida que el espíritu comunista continuó creciendo, los cristianos experimentaron una renovada pasión por evangelizar. En medio de este ambiente, líderes cristianos de varias denominaciones lanzaron conjuntamente una campaña evangelística en La Habana llamada «Poder para Transformar». El objetivo de la campaña era simple: los miembros de la Iglesia irían a bares, cafés y parques y hablarían sobre Jesús. Cuando los funcionarios comunistas se enteraron de la campaña, los líderes de la iglesia de todas las denominaciones fueron convocados para ser interrogados. Pero como la campaña no tenía un líder central y no recibía apoyo extranjero, las autoridades cubanas no tenían a nadie a quien arrestar y no había forma de detener la campaña. Así que los cristianos de toda

Leer más
Categorías: Historia